A UN AÑO DEL ANUNCIO DE LA PAVIMENTACION DE LA RUTA 51

El 24 de marzo de 2011 el Gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, visitó Larroque, y acompañado de altas autoridades- entre las que se encontraba el actual senador nacional, Pedro Guastavino- fue parte del inicio de las obras de pavimentación del camino.

Enclavada en una amplia zona de pequeños y medianos productores, la ruta 51 es un camino fundamental para Larroque y Urdinarrain, pero resulta vital, imprescindible, para Irazusta, Parera y Almada, pueblos que no tienen otras alternativas de acceso o egreso.
El proyecto –devenido a hechos a partir de la inauguración - contaba con un plazo de ejecución de más de 18 meses, demandaba una inversión de 120 millones de pesos y además incluía –entre otras mejoras- la construcción de tres puentes y el acceso a Irazusta y Estación Parera. El financiamiento de la primera etapa iba a concretarse a través de Vialidad Provincial, con aportes compartido entre la provincia y el Programa de Servicios Agrícolas Provinciales (Prosap).
En su discurso, Urribarri fue más allá, al señalar que “hace unos años se decía que Irazusta era uno de los pueblos que iba a desaparecer y hoy es un pueblo que tiene oportunidad de crecer. Esta ruta incide en la producción e industria de la región. Esto tiene que ver con trabajo, concreción de obras y el adelanto de comunidades que estuvieron muchos años retrasadas” explicaba.
A un año de aquella reunión, del anuncio hecho obra, de las declaraciones de los intendentes y de la ilusión de los pobladores, la ruta 51 se muestra casi intacta, con apenas siete kilómetros ensanchados desde Larroque hacia Irazusta y un panorama desolador, si tienen en cuenta los vaivenes a los que la economía está expuesta.
Aunque la provincia busque disimular el mal momento económico, la poco saludable situación de sus cuentas ha paralizado varios proyectos de obra pública.
Es así como la ruta 51 y los arreglos de la ruta 20 se encuentran virtualmente paralizados, al igual que otras obras en la provincia.
Aunque resta un trecho para que al gestión concluya, y las posibilidades de llevar a cabo el proyecto están abiertas, a un año del anuncio la región no celebra nada, solo reniega contra las promesas incumplidas y un camino que lejos de unirlos hoy los separa. (Elargentino)

1