HOY ES EL ANIVERSARIO DE ALDEA SAN JUAN, SAN ANTONIO Y SANTA CELIA

 El 21 de julio del año 1878, en Diamante, provincia de Entre Ríos, se conformó la Colonia General Alvear compuesta por cuatro aldeas de inmigrantes alemanes del Volga de confesión católica, y una con habitantes de religión protestante, a la que luego se la llamó definitivamente “Aldea Protestante”. 
En el año 1880 Aldea Protestante ya tenía más de 2.000 habitantes, por su propio crecimiento y por la constante llegada de inmigrantes. Esto hizo que comenzara a escasear la tierra y los nuevos inmigrantes tuvieron que buscar otros destinos para establecerse. 
Algunos arrendaron campos a propietarios cercanos, pero lo que todos querían era tener su propia tierra. Mateo García de Zúñiga (1795–1872) fue un ganadero, militar y político que por compra y herencia paterna, llegó a tener como límites naturales de sus campos el río Gualeguaychú al este, el Gualeguay al oeste, y una gran distancia también de Norte a Sur.

 Estas tierras fueron conocidas como “Los Campos Floridos”. Estos campos lentamente comenzaron a venderse, y Don Juan Spangenberg, un alemán que hacía algunos años vivía en Argentina, compró más de 12.000 hectáreas de esta tierra. En 1887, procedentes de la Aldea Huck, en las orillas del Volga, llegaron 19 familias para instalarse en Aldea Protestante, pues eran practicantes de esa religión. Pero ahí, la tierra definitivamente se había acabado. 

La situación de estas personas sin un lugar donde recomenzar su vida llegó a los oídos del mencionado Juan Spangenberg, quien tomó la decisión de ofrecer a estos colonos sus tierras, vendiéndoselas con muchas facilidades y así puedan fundar nuevas aldeas. Unos emisarios enviados por los inmigrantes viajaron desde aldea Protestante hasta los campos de Spangenberg en octubre de 1888, allí vieron pastos muy altos, mucha maleza, árboles de ñandubay, espinillos, algunos ñandúes, patos y otros animales silvestres. Era un panorama bastante complicado, pero decidieron aceptar, no les quedaba otra. Cuatro meses después de aquella inspección de la tierra, se procedió a la fundación de las tres Aldeas, exactamente el día 27 de febrero de 1889. 

Las primeras familias que fueron a fundar y habitar las aldeas se dividieron en tres grupos; Los “Huckre” que fundaron Aldea San Antonio, eran familias que provenían de aldea Huck en Rusia; los “Balzerer” provenientes de aldea Balzer, fundaron Santa Celia; y el tercer grupo, “Der grosse Trupp”, el gran montón, eran personas que residían en distintas aldeas en Rusia y que formaron Aldea San Juan. El viaje desde Aldea Protestante hasta el departamento Gualeguaychú no fue fácil, a tal punto que a muchos se les pasó el entusiasmo. Esto fue debido a que como no existían vías hasta Urdinarrain, tuvieron que bajar del tren en Rosario del Tala. En esa localidad no pudieron cruzar el río Gualeguay para seguir avanzando porque estaba muy crecido. Estuvieron acampados en la orilla durante tres semanas esperando que el nivel del agua baje. Algunos tuvieron que mendigar la comida porque se habían gastado todos los ahorros en esa espera. Finalmente lograron construir una balsa con barriles y algunas tablas para cruzar el río. Cuando finalmente llegaron al lugar de destino todos vieron un panorama poco alentador, solo se veía campo virgen y cielo. Los de San Antonio armaron unas carpas que habían aprendido a construir en Rusia, se llamaban Kibitkas, eran viviendas migratorias que usaban los Kirguises en aquel país. Luego construyeron ranchos con paja y barro y finalmente cuando estaban más organizados y cada uno con su trabajo, levantaron sus tradicionales casas de ladrillos. En aldea San Juan todavía quedan algunas en pie.

 Una de las primeras cosas que hicieron a su llegada fue un horno. Lo construyeron en las barrancas del arroyo San Antonio. Se hacían excavaciones horizontales en las que se encendía fuego y se horneaba la masa que preparaba cada familia. Al principio Spangenberg concedió créditos a los colonos y recibían harina en Gualeguaychú a su cuenta. La carne se les proveyó durante los primeros tres meses, también a cuenta de Don Juan. Los apellidos de las familias que fundaron Aldea San Antonio fueron: Michel, Huck, Schultheis, Müller, Kindsvater, Sack, Hergenrother, Koch, Sittner, Weigandt, Zitterkopf y Heidenreich. Los de Santa Celia fueron: Bauer, Bernhardt, Schimpf y Reichel. San Juan fue fundada por las familias: Hornus, Frickel, Ziegler, Wagner, Riegert, Müller, Lind, Fritzler, Schwartzcop, Stürtz, Schuld, Mohr, Heizenräder, Wagner, Fink, Hill, Fries, Brunz, Weber, Weberling, Preisz, Scheibel y Hegert. Hasta el año 1914 fueron llegando ininterrumpidamente nuevas familias procedentes de la zona del Volga. No todas las familias pioneras permanecieron en las aldeas. En el año 1922 se realizó una mensura de los lotes para replantear el trazado de Aldea San Juan y se verificaron cambios en la propiedad de las tierras debido al fallecimiento de los dueños originales o por alejamiento de los mismos. Cada aldea tuvo su propio cementerio, pero fueron clausurados en el año 1899 cuando se estableció el Campo Santo en Urdinarrain. 

El primer aldeano sepultado en Urdinarrain fue Enrique Weber, el 21 de octubre de 1899. La necesidad de aprovisionamiento se hacía sentir al mismo tiempo que la distancia de las poblaciones más cercanas para abastecerse. Esta situación llevó a la instalación de un almacén de “Ramos Generacion 12les”. Ningún colono se especializaba en comercio, todos eran productores de cereal, y por eso a nadie se le ocurrió instalar un almacén. El que se animó fue Don Jacobo Kindsvater. Armó su negocio con paredes de adobe y techo de paja cerca del arroyo y permaneció algunos años en ese lugar hasta que se mudó para seguir su actividad comercial con el emblemático almacén de Aldea San Antonio conocido como “El Garrón”. 

Cuando llovía y no se podía trabajar en el campo el almacén se llenaba de clientes y visitantes, allí permanecían varias horas hablando del trabajo, la familia, el futuro y de los amigos y familiares que se quedaron en Rusia. En las reuniones nunca faltaba algún carrero o paisano que andaba por la zona. Es por esto que algunos alemanes aprendieron el idioma castellano en el almacén. Y tampoco faltó un criollo, que salió de El Garrón hablando en alemán. 
1889 / 27 DE FEBRERO / 2014 125 Años de la fundación de las aldeas San Antonio, Santa Celia y San Juan en el departamento Gualeguaychú. Texto: Leandro Hildt
0